Conducción eléctrica… ¡a examen!

Nuestro modelo de conducir ha cambiado. La fiebre del coche 100 % eléctrico y sin emisiones, ya ha tocado tierra. Digamos que se ha vuelto más terrenal y es ya el presente.

Para empezar a aclarar conceptos, primero hay que diferenciar entre los modelos de coche que podemos encontrarnos: Eléctrico e Híbrido.

COCHE ELÉCTRICO

Existen vehículos eléctricos, autopropulsados únicamente con energía eléctrica, son unos coches que no cuentan con el habitual motor de combustión (gasolina/gasoil).

Esta modalidad de vehículo es el que se considera, a día de hoy, como una conducción más eficiente y sin contaminación. ¡Ojo!, coger esta definición “con pinzas” porque la primera crítica, y la más básica, que recibe este tipo de vehículo es que la materia prima con la que se genera la electricidad para el coche, es una producción energética contaminante. Y cierto es. Se podría pensar que la contaminación, no se reduce, simplemente se cambia de lugar. Y cierto es.

Dada la poca autonomía de este tipo de vehículo, (en la mayoría de los casos y dependiendo del modelo, no superan los 60 km) hay que incidir en que el coche eléctrico es un vehículo pensado para su uso en su mayoría en ciudad, donde los desplazamientos son medianos en distancia y más lentos en cuanto a velocidad y densidad del tráfico.

Y es en este escenario, la ciudad, donde actúa como vehículo limpio. Entran a escena las otras ventajas que no se comentan tanto; la disminución de contaminación sonora o acústica, reducción de la concentración de emisiones de CO2 en ciudades, menos contaminación o casi nula en atascos y micro paradas por la congestión de la circulación, más eficiencia en arranques, y un motor más eficiente en su funcionamiento porque la totalidad de la energía eléctrica va al uso del motor del coche (no hay perdidas de calor, cosa que sí ocurre con la combustión).

COCHE HÍBRIDO

El complemento a una conducción más sostenible es el coche llamado híbrido que combina ambos motores, el de combustión y el eléctrico.

Dentro de este tipo, existen a su vez dos, coche híbrido y coche híbrido enchufable.

El coche híbrido cuenta con los dos motores, pero su circulación es con el de combustión, solo utiliza el motor eléctrico como apoyo, en frenadas y arranque. Un motor que auto recarga el propio coche con su circulación. Circulación en combustión y sin una fuente de alimentación externa son sus diferencias con el enchufable, por lo que en el resto del apartado nos referiremos al vehículo híbrido enchufable.

Este coche cuenta con las mismas ventajas en uso que el eléctrico, explicadas anteriormente, pero cuenta con un motor de combustión normal, para evitar el hándicap de su compañero, la autonomía. Cuando este coche agote su batería eléctrica, entra a trabajar el motor de combustión para seguir circulando con normalidad.

Este vehículo combina así las dos modalidades para una conducción tanto en ciudad (con las paradas habituales) y también permite autonomía para distancias largas.

USO COTIDIANO

En la utilización habitual de estos coches, un problema con el que nos encontramos, son los puntos de carga. Las baterías de los coches eléctricos e híbridos, se cargan en los enchufes habituales del propio domicilio (como si de un móvil se tratara) pero el quedarnos sin batería, no supone el mismo problema que con el smartphone, claramente.

Actualmente los puntos de carga son escasos y no del todo mantenidos, la carga del vehículo suponen horas de conexión a la red, y la demanda y gasto energético puede aumentar considerablemente. Y estas son las barreras a superar en, lo que espero, no sea mucho tiempo.

Una conducción eléctrica (o combinada) es cada vez más necesaria, y más necesarias son las mejoras a las técnicas que ya tenemos, como enchufes y baterías. Con este post, aclaramos los conceptos básicos para comprender mejor esta tecnología y animar a los futuros usuarios a informarse un poco más a la hora de adquirir un nuevo coche.

Termino con la recomendación de un podcast en el que colaboré, que complementa la información de todo lo comentado, incluyendo ejemplos reales de consumo, utilización y el actual etiquetado de la DGT para los escenarios de contaminación que se han vivido en Madrid.

Ventajas e Inconvenientes de un vehículo eléctrico en Va Por Nosotras

Imagen1

Anuncios

Pobreza Energética

En toda comunidad de vecinos, todos los inviernos llama a la puerta la misma persona:

-“Oye presidente, ya hay que poner la calefacción que estamos todos helados de frío”…

Este no es un caso particular de malestar con la temperatura del edificio, obviamente, es un claro caso de “Voy a tocar las narices a quien sea porque no tengo otra cosa mejor que hacer…”

Pero esta situación hay viviendas en las que no se sufre. No se sufre no porque no tengan un vecino aburrido, sino porque no se la pueden permitir.

Cuando en el hogar nos enfrentamos a una situación de no tener capacidad económica para su mantenimiento a una temperatura adecuada (tanto en invierno como en verano), nos encontramos en una situación de pobreza energética.

Si una familia, destina una parte económica excesiva al pago de facturas eléctricas, nos encontraremos igualmente ante una situación de pobreza energética.

Unas malas condiciones de habitabilidad, el destino de menos capital a otros bienes, falta de confort térmico… la no satisfacción de las necesidades básicas de energía da lugar a otras afecciones sobre el bienestar en nuestro propio hogar.

Es una situación que los últimos meses ha cobrado un mayor protagonismo. Un protagonismo potenciado por los actuales precios en el coste de la energía, el debate del mix energético, de los impuestos de las renovables, de la transición ecológica, cambios en las políticas sociales…

De lo que no se habla es de las otras razones que pueden acentuar esta pobreza energética oculta muchas veces, porque este tipo de pobreza no siempre va asociada a mendicidad o personas sin recursos. Es mucho más habitual estos casos en unidades familiares que a menudo tienen ingresos regulares, ingresos fijos sí, pero muy bajos.

El dinero. El elemento que corona la pirámide de nuestra sociedad. No solo está ausente de los bolsillos de la gente, sino que también se ve reflejado en el poco capital destinado a la construcción de las viviendas a las que han optado numerosas familias en los últimos 15 años.

No solo la capacidad de pagar calefacción y aire acondicionado son los encargados de otorgar un confort térmico a la vivienda. Los materiales y elementos de construcción de las casas son el primer pilar.

Años de mala gestión económica han dado como resultados edificios de viviendas completos totalmente faltos de aislamiento. Muros de fachada sin recubrimiento, ventanas sin persianas y materiales de cerramiento de baja calidad.

Aún así, elegir pagar calefacción o reformar para acondicionar la vivienda no es el primer problema al que se enfrentan muchos protagonistas de la pobreza energética.

Lo hablado hasta ahora refiere solo a factores físicos, nunca (o casi nunca) se piensa en los factores humanos que no ayudan a afrontar esa situación.

La llegada de un nuevo miembro a la familia, o el que un familiar caiga en una enfermedad crónica, a menudo cambian la logística diaria de los allegados. Pues la energía es como uno más. Esto me ha recordado a un caso que escuché en un programa de radio en el que en una familia uno de los miembros tenía una patología (que ahora por alguna razón no consigo recordar ni encontrar por internet) cuyo tratamiento consiste en estar conectado a una máquina, ya no sé si era para respirar o para reactivar el corazón en caso de parada… (mis disculpas por la falta de detalle)

La madre de esta paciente contaba la angustiosa experiencia en la que estaban metidos, ya que su día a día consistía en que por nada del mundo se cortara el suministro eléctrico en su casa.

Un corte de luz podría resultar fatal para ellos. Contaban así con un generador de energía auxiliar para hacer frente a esas crisis, y también con una especie de batería portátil, con la que su hija podría salir de casa con total libertad, pero por supuesto a cualquier lado en el que no tardara más de 1 hora y 20 minutos en regresar, pues esa era la autonomía de su batería…

Falta de recursos, instalaciones deficientes, frío y calor extremo, familiares dependientes de un enchufe… Vidas luchadoras donde las haya nos han enseñado casi más que años de estudios.

**Nota: De encontrase tras la pantalla un lector con más conocimiento del tema médico tratado en el último ejemplo, invito a completar la info en los comentarios del post… ¡MUCHAS GRACIAS!

Refs y webs de interés:

https://watiofy.com/que-es-la-pobreza-energetica/
https://brands.elconfidencial.com/sociedad/2017-07-24/plan-pobreza-energetica-espana-gas-natural_1418471/
https://www.cienciasambientales.org.es/

Graeca

Graeca es una de las 8 especies de tortuga dentro de género denominado Testudo (Tortugas Paleárticas)

Llega a medir 18 cm de largo y tiene el caparazón abombado y tonos que van desde el amarillento al color verde oliva.

Este género Testudo Graeca está presente en el continente asiático, Europa y África.

Su nombre no está vinculado a su origen, sino que deriva de la forma de los dibujos de su caparazón, recordando así a mosaicos griegos.

Esta tortuga habita en zonas del sur de España y Marruecos (donde se localizan las mayores poblaciones de este animal) por lo que también se la conoce como Tortuga Mora.

2018 ha sido un año muy bueno para el reconocimiento de esta especie, porque este es el nombre que un ambicioso y joven equipo ha elegido para bautizar una organización nacida el verano de este mismo año.

Originalmente un pequeño equipo que para empezar a actuar no necesitaba contar con grandes cifras. Sus 4 fundadoras con el único interés de velar por el actual y muy deteriorado estado medioambiental del entorno, no necesitaron más que sus propias manos para empezar.

Este equipo al que ya se han unido más de 40 personas, ya ha liderado varias acciones de limpieza, y entre otras, las playas de Villaricos, Garrucha y Mojácar, poblaciones localizadas en la zona este de la provincia de Almería, han contado con la presencia de estas particulares heroínas.

Confiesan que los primeros pasos no fueron fáciles, pues en cuestiones de voluntariado no siempre se obtiene un pronto nivel de respuesta tanto social como de instituciones.

Comenzando con limpieza de playas y las miras puestas en continuar con una mayor labor divulgativa, los miembros de Graeca saben que las fechas propuestas para organizar las limpiezas no siempre cuentan con hueco en las agendas de aquellos interesados, y por eso, han puesto en marcha una iniciativa bien sencilla a la par que contemporánea. Os invitan a uniros de una forma virtual en esta aventura con la iniciativa #YoCojoMiBolsa e insisten en que cada vez que pasees por la playa, ¡lleva una bolsa y llénala!  

Todos estamos de acuerdo en el estado actual de playas, ríos y otros espacios naturales donde predominan plásticos, juguetes, ropa, electrodomésticos viejos… gran cantidad de basura ocupando un espacio que no le corresponde.

Iniciativas como Graeca, hacen ver a la sociedad aquello que instituciones públicas no, acercan el mensaje a los realmente interesados y ellos han demostrado que no hace falta un renombre ni una antigüedad que les avale, solo las ganas de una pronta recuperación del entorno.

Visita sus redes (Facebook e Instagram) y desde ya… ¡#CogeTuBolsa!

¡MUCHAS GRACIAS GRAECA!

Graeca Diciembre 2018 – Enero 2019

Refs:

https://www.faunaiberica.org/tortuga-mora

https://es.wikipedia.org/wiki/Testudo_graeca

Algoritmo del buen bloguero

Futuro bloguero, seguramente has leído infinitos post que te dan una serie de pautas para que tu blog sea el más leído, o para posicionarte en búsquedas, o para mejorar el contenido de tus publicaciones…

Seguro que entre todos estos consejos no te has encontrado un gráfico como este… se adjunta a continuación, el algoritmo perfecto para hacer un post a tu medida.

 

algoritmo_bloguero

 

  • Años atrás escribí la guía: NO SIGAS EL CONSEJO DE LOS BLOGUEROS
  • Si has usado papel para preparar las líneas de tu post según se cita en el algoritmo, RECICLA UNA VEZ PUBLICADO.
  • Futuro bloguero, el blog no nace de una fórmula, se hace de ti mismo.

A curso por año

Tenemos en España una oferta académica de lo más completa y variada. Cada año nacen y mueren titulaciones, grados y másteres. Esto supone cada año, una adaptación a la demanda

Ha alcanzado tal importancia el tener un título universitario, que hasta lo queremos poner en nuestros perfiles de redes (LinkedIn aparte, que está creado para eso) 

Ya en todos nuestros círculos, sean amigos o familia, encontramos variados perfiles; enfermeros, ingenieros, periodistas, biólogos, físicos, economistas… todos con carrera, máster e idiomas… tanta formación y tan completa que raro es el que no la tenga.

Raro es el CV que no viene con fecha de comienzo y fin de la primera titulación; y con fecha y fin de la segunda o del máster.

Pero, hay cosas de ti que no cuenta tu cv.

La formación académica (escolar y universitaria) está preparada para que todos los usuarios, vayamos al mismo ritmo de aprendizaje. Da igual la capacidad, la formación previa, la extra-escolar, la nacionalidad, las diferentes situaciones familiares… En la formación reglada, todos somos iguales.

En los años ya de formación universitaria, contamos con una edad y una disponibilidad diferente, pero aún así, todos nos matriculamos en primero, luego en segundo… y así seguimos una época más. Todos al mismo ritmo.

Y a este ritmo, los hay que con o sin problemas, tiene medios para solo estudiar y aprobar. ¡PERFECTO! La otra gran mayoría es la que en cada curso académico ha tenido que compatibilizar las asignaturas matriculadas con años difíciles, enfermedades, falta de medios económicos, alternar con trabajos de verano que no eran “de lo tuyo” a diferencia de prácticas remuneradas, problemas familiares…

Todo eso hace que en portales de empleo tengas que poner en las fechas de estudios “2000-2004“ ó “2000-2008”… y eso es lo que se ve; se ve lo mucho o poco que has tardado en hacer la carrera.

Para los algoritmos de selección, uno es mejor que el otro.

Tras finalizar los estudios vienen las primeras prácticas. Prácticas en grandes empresas con mucho renombre y capital para promover este tipo de convenios con estudiantes.

En esta parte de tu CV no aparecerán aquellos trabajillos que necesitabas hacer (cajera, camarero, monitor, profe particular…) no aparecen, porque no son “de lo tuyo”.

Años después, estabilizados o no, en nuestro CV, sólo aparecen los trabajos y cursos relacionados académicamente entre sí (de lo mío)

Lo que no cuenta tu CV es el esfuerzo de compaginar los trabajos por los que no te daban créditos, el aprendizaje que te llevas vendiendo puerta a puerta mientras los demás estaban en despacho, la soltura adquirida en coordinar grupos de adolescentes o dirigiendo un coro, o repitiendo cada tarde numerosas veces la frase “Buenas tardes, le atiende Ana, ¿en qué puedo ayudarle?

Y digo yo, ¿no forma parte eso de “lo tuyo”? El profesional que eres ahora no es solo gracias al título, la carrera universitaria, incluso estudiar la especialidad, está preparada para todos por igual, por lo que tenerlo no te hace diferente; pero el trabajador que eres lo haces tú, no tu título; tú y las situaciones a las que te has enfrentado mientras otros iban a curso por año.

a curso por año pserranoana

(Semanas atrás me encontré con este texto que explica una historia similar. Gracias al autor por compartir)

No es un éxito musical, pero nos acompaña cada verano

…“Espero que el post que escriba dentro de un año, por estas fechas, difiera bastante de lo expuesto hoy…”…

Cuando en julio de 2015 finalizaba con esta frase el texto publicado, me estaba refiriendo a la situación más trending de los últimos veranos. A los incendios forestales.

Recordaba por entonces los años que me tocaba ir a campamentos de verano.

Hace 25 años en los citados campamentos, no se practicaban tanto actividades multiaventura, no había campamentos espaciales, ni estaba de moda la robótica. No había tampoco campamentos de teatro, música y danza.

En los 7 u 8 días exclusivamente se practicaban actividades relacionadas con el medio ambiente, dinámicas y juegos con plantas, maderas, rutas para la observación de la vegetación del entorno y lo que difería o no de nuestros lugares de origen.

Ya aprendíamos a reciclar y reutilizar todo tipo de materiales.

Y bueno, cada día se organizaban grupos de limpieza del entorno, para no dejar restos de cualquier paso nuestro.

Toda una generación nos introducíamos en el cuidado del medioambiental y organizaba las actividades del día siguiente junto a una hoguera.

Esa generación vimos después cómo se legislaba este tipo de acciones y se regulaba bajo importantes normativas el encender fuego en el campo. Acompañaban a esto la multas por cigarros, botellas y vidrios en zonas de camping y márgenes de carreteras.

Acogimos esas medidas como coherentes y prudentes y sobre todo necesarias ya que prometían (como muchas otras) un mejor planeta para nuestro futuro.

¿Y cuál es el resultado de años de cuidado, respeto y conocimiento del entorno? Pues que cada temporada veraniega (pasados ya los “taitantos”) vemos que los titulares que abren muchos telediarios suman más víctimas, más hectáreas y datos más devastadores cada vez.

Es posible que en los campamentos de verano yo no aprendiera a remar ni a escalar, ni tampoco bailes, pero sí volvía con más respeto por un medio ambiente que ahora está más legislado y en peor estado.

Un recuerdo muy importante a las víctimas y familiares de estos incendios del verano del 2018. Las pérdidas causadas no pasan con la calurosa estación.

incendio nerva

Incendio Nerva – Agosto 2018 (EcoDiario.ElEconomista)

Se pueden usar bolsas, pero no tirarlas al mar después, ¡leche!

Tengo la suerte de ser una visitante habitual a ciertas playas de la costa mediterránea, y en el recién estrenado verano, mis paseos por la misma se han convertido en la búsqueda intensa de trozos de plástico minúsculos casi imperceptibles para una miope desde los 9 años. A parte también de botellas, tapones, trozos de juguetes, cigarros… y por supuesto bolsas.

Como seguidora de numerosos perfiles medioambientales, suelen aparecer en mis habituales de TW, tendencias que algo tienen que ver con el cuidado del planeta.

#DíaMundialDelAgua

#DíaSinPlástico

#DíaDelosBosques

#LaHoraDelPlaneta

#DíaInternacionalDelMedioAmbiente

#DíaDeLaTierra

Hoy, ha aparecido entre todos ellos el #DíaInternacionalSinBolsasDePlástico compartiendo fecha con la entrada en vigor en España del cobro obligatorio de la bolsa en los comercios.

El reducir o eliminar el uso de las bolsas plásticas es una medida que se ha hecho viral en todo el mundo. El no usarlas, ¡ojo! No se ha dicho el dejar de fabricarlas.

Tanto el no usarlas como el no fabricarlas, son medidas drásticas tomadas ante una situación que ha llegado al no retorno. Y hablando de retorno (retornable/reutilizable) quiero destacar que ese es el significado de tanto mensaje medioambiental.

El reutilizar bolsas, juguetes, cajas, darle otro uso a la ropa vieja, maletas, ruedas, toallas, sillas, estanterías… y prolongar su uso, ayudará a que gran parte de los residuos habituales no acaben en bosques, terrenos, ríos y por supuesto mares.

Y de hecho, una vez terminada la vida útil de todos ellos, ESE NO ES SU SITIO.

Como reza el título del post, se puede utilizar plástico, pero no tirarlo al mar después.

La fabricación de nuevo material plástico es diaria, y diaria es su eliminación en el entorno. Una manera de frenar en cierto modo esto, es algo que va más allá de dejar de usar bolsas en la compra. Como mencionaba antes, la fabricación de plástico no va a desaparecer, y mi particular petición a este sector es reorientar ese potencial de la fabricación de plástico desde cero, a la fabricación de plástico con material reciclado. Es una opción de solución que permite a la industria plástica seguir en activo sin crear material nuevo.

Creo que no tengo que remarcar la importancia del reciclaje es esta época, pero en lo que sí me gustaría incidir es en la parte que nosotros como ciudadanos no podemos perseguir. Me refiero a las empresas e instituciones, que se encargan de todo eso que nosotros hemos distribuido en contenedores, a su correcta gestión, a que se recicle todo en casi su totalidad, a las empresas que bajo una multa que puede asumir, siguen tirando toneladas de basura al mar

Me gustaría que, si estas líneas llegan a profesionales de plantas de reciclaje, de grandes empresas de gestión de residuos, e incluso de reporteros investigadores que tengan la posibilidad de mostrarnos qué hay de cierto tras el reciclaje de nuestros productos, lo hagan llegar a los que ya hacemos nuestra parte.

Y lo dicho… EL MAR NO ES SU SITIO.

https://twitter.com/pserranoana/status/976786667418914818