Un clásico del verano

Con la llegada del verano y las altas temperaturas, una tendencia de los últimos años son los incendios destructores de grandes extensiones de terreno.

Digo que es tendencia de los últimos años, porque creo recordar, que en mi época de campamentos de verano, en aquellas semanas de actividades al aire libre que nos enseñaban lo importante que es el cuidar la naturaleza y todos los recursos que nos ofrece, donde se hacían fuegos de campamento en la noche, barbacoas con padres y amigos… parece ser que eso es un tiempo pasado; algo impensable (y prohibido) en la actualidad. Las noticias de este tipo no eran de tal envergadura.

Esa generación de la que hablo, es a la que le ha tocado ahora vivir de cerca todos esos destrozos. Innumerables soluciones nos ofrecen todos los días en los medios de comunicación, no encender fuegos, no dejar basuras, cigarros… (como hidratarse y no ponerse bajo el sol en hora punta …por si no lo sabíais…)

foto1

http://www.madridactualidad.es

Ni qué decir que no está de más, y que todos los consejos útiles son siempre bienvenidos, pero, si se me permite la comparación, al igual que para evitar accidentes de tráfico nuestra actitud ante el volante tiene que ser igual de importante que las condiciones de las carreteras y vías de circulación, en el tema de la actuación frente a problemas forestales viene siendo similar. Es igual de importante nuestras actuaciones en campo y bosques que las condiciones de limpieza y saneamiento de los mismos, cosa que evidentemente no está en la mano de todos.

La limpieza de bosques, de materia boscosa seca, la condición de los caminos cortafuegos… ese importante papel que corresponde a las personas, es lo que hace que en muchas ocasiones si no se ha podido evitar el incendio, el avance del mismo sea más rápido y casi siempre desmesurado.

Desde luego que siempre es mejor evitar, pero esta causa de prevención puede permitir que los incendios sean controlados rápidamente y sofocados con la mayor brevedad, lo que conllevaría a menor gasto de agua y menor riesgo del factor humano y medioambiental.

Acotar zonas en riesgo implica en cierto modo menores extensiones de terreno para conseguir su pronta recuperación.

Como siempre, en un día no se arreglan los problemas. El llegar a una situación así han sido muchos años de poca conciencia y poco o mal empleo de recursos por parte de las administraciones. El revertir esta situación es lo mismo, nos llevará otros tantos años.

Espero que el post que escriba dentro de un año por estas fechas difiera bastante de lo expuesto hoy … ¿?¿?

foto2

http://www.guadalajaradiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s