Repartición en la reducción de emisiones

Una de las frases lapidarias con la que hemos empezado el 2016: El 1% más rico del planeta posee más riqueza que el otro 99%

El año pasado comenzamos con esta frase y el 2016 lo continuamos igual. Esta es una de las conclusiones tras analizar los datos económicos del 2015. Restos y secuelas de la crisis que aún no se considera pasada.

Así siguen los mismos que vieron decrecer su patrimonio. Los mismos que han modificado sus acciones, sus ritmos y sus economías para seguir manteniéndose y a su vez seguir manteniendo el equilibrio económico mundial.

Pues de la misma forma habrá que pensar y actuar para asumir el nuevo protocolo de contaminación de la ciudad de Madrid.

Equilibrios imposibles y cambios de conducta diaria tendrá que hacer esta ciudadanía que ya cuenta con complicaciones de logística dada las condiciones en las carreteras actualmente.

Como rezan mis palabras en otros textos de blogs, en cierta manera considero que vivimos en una situación de no-retorno en cuestión de materia medioambiental, de que el avance en las emisiones ha llegado a tal ritmo que es realmente complicado frenar el problemático calentamiento global.

Pero remitiéndome a lo anteriormente citado de que un gran porcentaje de la ciudadanía mundial ha conseguido mantener el equilibrio económico, de la misma forma, con la misma mentalidad y realizando el doble de sacrificios, gran parte de la población de Madrid, tendrá que actuar para que así se cumplan los indicadores ambientales que dicta el protocolo.

Y es una pena que sea más por obligación que por concienciación, ya que se presentan una serie de medidas y limitaciones, como la velocidad del tráfico, restricciones de la circulación en calles del centro, restricciones de aparcamiento…

Estas medidas de aplicación tan drástica suenan más bien a actuaciones desesperadas en lugar de cambios de conducta que pudieran ser beneficiosos tanto para el ambiente en la ciudad como para la logística diaria de aquellos que la sufren.

Al leer el acuerdo, parece casi mentira que trate sobre reducción de emisiones y no te encuentres soluciones como la mejora de las instalaciones del transporte público, fluidez de los servicios, un mantenimiento correcto de los vehículos, accesos y zonas de espera; facilitar la implantación de energías renovables en industrias cercanas a la ciudad y fomento de las zonas verdes en el casco urbano así como mantenimiento de las existentes.

Es muy posible que en esos contados días en los que se midan los niveles de NO2 y CO2, se reduzca con notabilidad la “boina contaminante” ya que numerosos vehículos emisores dejarán de circular. Pero de nada sirven este tipo de medidas si no se aplican iniciativas se puedan prolongar en el tiempo.

emisiones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s