El turismo, cuando no mata… nos engorda

¿A qué se llama turismo de calidad? ¿A los adinerados que hacen innumerables compras? ¿A los jóvenes que invierten en alcohol? ¿A los jubilados que dedican lo recaudado en sus años laborales en hoteles por toda la costa? ¿A instalaciones 5 estrellas?

Para una servidora, el turismo de calidad tiene otro mensaje. Muchos coincidirán conmigo en que la calidad no está en lo caro, no está en ir a los sitios de moda… y hay que vivir muchas situaciones como las de las Islas Cíes para entenderlo…

Y ha sido precisamente este caso lo que me ha llevado a publicar esta entrada, con doble rasero se podría decir.

Por lo visto, en un intento de llevar a lo práctico el “aquí hay pasta” de muchas empresas, ha llevado al conflicto/noticia de la política gallega.

Resumo: Como uno de tantos, el espacio natural de las Islas Cíes (Vigo) se ha puesto de moda como si de una exposición itinerante se tratara.

Pues han llegado aquí empresas navales (entiendo que privadas) con la idea de facilitar nuestro trayecto a las citadas islas y poderlas disfrutar. Pues lejos de facilitarlo, y haciendo un símil bastante acertado con el overbooking en otros medios de transporte, han trasladado a más visitantes de los que el espacio natural permite.

Autoridades, dando la voz de alarma, hacen que estas empresas asuman su error productivo con el pago de la correspondiente multa.

¿Y qué pasa con esta multa? Lo mismo que con las industrias que expulsan sus residuos a ríos y mares; pues que con las elevadas ganancias que consiguen saltándose los protocolos de seguridad, cubren de sobra su importe. Esto significa: “Me puedo permitir pagar la multa, así que sigo saltándome las normas”.

Y… ¿qué parte de culpa tenemos los demás? Pues que parece que no hay otra época del año en que podamos visitar estos espacios, que a diferencia de otros, estos pretenden estar muchos años aquí.

Si como sociedad, nos guiamos por modas, por ambientes del tipo “si aquí hay mucha gente es que se está bien…” haremos que situaciones así se repitan cada vez más.

Este verano me he cansado de ver en redes playas llenas, empujones para tomar un mojito “aguado”, carreras para conseguir la mejor tumbona (y usada) … ¿de verdad los hay que pagan (con lo que cuesta ganarlo) por todo eso?

Así se cierra el mes de agosto que más ha dado que hablar sobre el turismo en nuestro país. Con cifras hoteleras que, para ellos, sí son una medida de calidad.

Un mensaje #NatureInfluencer para esta época de vacaciones, podría ser que la calidad no siempre la tenemos por qué ver en las cifras. Hay ocasiones para poder disfrutar de todo… ¿No esperamos dos años para una boda en el sitio deseado? Pues esperemos también para unas vacaciones lejos de estos daños sociales, que los sitios turísticos no se van a mover.

¡Feliz inicio del curso y regreso de lo que espero que no hayan sido unas vacaciones estresantes!

Espaciosnaturalesvacios

baresyhotelesvacios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s