No es un éxito musical, pero nos acompaña cada verano

…“Espero que el post que escriba dentro de un año, por estas fechas, difiera bastante de lo expuesto hoy…”…

Cuando en julio de 2015 finalizaba con esta frase el texto publicado, me estaba refiriendo a la situación más trending de los últimos veranos. A los incendios forestales.

Recordaba por entonces los años que me tocaba ir a campamentos de verano.

Hace 25 años en los citados campamentos, no se practicaban tanto actividades multiaventura, no había campamentos espaciales, ni estaba de moda la robótica. No había tampoco campamentos de teatro, música y danza.

En los 7 u 8 días exclusivamente se practicaban actividades relacionadas con el medio ambiente, dinámicas y juegos con plantas, maderas, rutas para la observación de la vegetación del entorno y lo que difería o no de nuestros lugares de origen.

Ya aprendíamos a reciclar y reutilizar todo tipo de materiales.

Y bueno, cada día se organizaban grupos de limpieza del entorno, para no dejar restos de cualquier paso nuestro.

Toda una generación nos introducíamos en el cuidado del medioambiental y organizaba las actividades del día siguiente junto a una hoguera.

Esa generación vimos después cómo se legislaba este tipo de acciones y se regulaba bajo importantes normativas el encender fuego en el campo. Acompañaban a esto la multas por cigarros, botellas y vidrios en zonas de camping y márgenes de carreteras.

Acogimos esas medidas como coherentes y prudentes y sobre todo necesarias ya que prometían (como muchas otras) un mejor planeta para nuestro futuro.

¿Y cuál es el resultado de años de cuidado, respeto y conocimiento del entorno? Pues que cada temporada veraniega (pasados ya los “taitantos”) vemos que los titulares que abren muchos telediarios suman más víctimas, más hectáreas y datos más devastadores cada vez.

Es posible que en los campamentos de verano yo no aprendiera a remar ni a escalar, ni tampoco bailes, pero sí volvía con más respeto por un medio ambiente que ahora está más legislado y en peor estado.

Un recuerdo muy importante a las víctimas y familiares de estos incendios del verano del 2018. Las pérdidas causadas no pasan con la calurosa estación.

incendio nerva

Incendio Nerva – Agosto 2018 (EcoDiario.ElEconomista)

Anuncios

Se pueden usar bolsas, pero no tirarlas al mar después, ¡leche!

Tengo la suerte de ser una visitante habitual a ciertas playas de la costa mediterránea, y en el recién estrenado verano, mis paseos por la misma se han convertido en la búsqueda intensa de trozos de plástico minúsculos casi imperceptibles para una miope desde los 9 años. A parte también de botellas, tapones, trozos de juguetes, cigarros… y por supuesto bolsas.

Como seguidora de numerosos perfiles medioambientales, suelen aparecer en mis habituales de TW, tendencias que algo tienen que ver con el cuidado del planeta.

#DíaMundialDelAgua

#DíaSinPlástico

#DíaDelosBosques

#LaHoraDelPlaneta

#DíaInternacionalDelMedioAmbiente

#DíaDeLaTierra

Hoy, ha aparecido entre todos ellos el #DíaInternacionalSinBolsasDePlástico compartiendo fecha con la entrada en vigor en España del cobro obligatorio de la bolsa en los comercios.

El reducir o eliminar el uso de las bolsas plásticas es una medida que se ha hecho viral en todo el mundo. El no usarlas, ¡ojo! No se ha dicho el dejar de fabricarlas.

Tanto el no usarlas como el no fabricarlas, son medidas drásticas tomadas ante una situación que ha llegado al no retorno. Y hablando de retorno (retornable/reutilizable) quiero destacar que ese es el significado de tanto mensaje medioambiental.

El reutilizar bolsas, juguetes, cajas, darle otro uso a la ropa vieja, maletas, ruedas, toallas, sillas, estanterías… y prolongar su uso, ayudará a que gran parte de los residuos habituales no acaben en bosques, terrenos, ríos y por supuesto mares.

Y de hecho, una vez terminada la vida útil de todos ellos, ESE NO ES SU SITIO.

Como reza el título del post, se puede utilizar plástico, pero no tirarlo al mar después.

La fabricación de nuevo material plástico es diaria, y diaria es su eliminación en el entorno. Una manera de frenar en cierto modo esto, es algo que va más allá de dejar de usar bolsas en la compra. Como mencionaba antes, la fabricación de plástico no va a desaparecer, y mi particular petición a este sector es reorientar ese potencial de la fabricación de plástico desde cero, a la fabricación de plástico con material reciclado. Es una opción de solución que permite a la industria plástica seguir en activo sin crear material nuevo.

Creo que no tengo que remarcar la importancia del reciclaje es esta época, pero en lo que sí me gustaría incidir es en la parte que nosotros como ciudadanos no podemos perseguir. Me refiero a las empresas e instituciones, que se encargan de todo eso que nosotros hemos distribuido en contenedores, a su correcta gestión, a que se recicle todo en casi su totalidad, a las empresas que bajo una multa que puede asumir, siguen tirando toneladas de basura al mar

Me gustaría que, si estas líneas llegan a profesionales de plantas de reciclaje, de grandes empresas de gestión de residuos, e incluso de reporteros investigadores que tengan la posibilidad de mostrarnos qué hay de cierto tras el reciclaje de nuestros productos, lo hagan llegar a los que ya hacemos nuestra parte.

Y lo dicho… EL MAR NO ES SU SITIO.

https://twitter.com/pserranoana/status/976786667418914818

La Antártida está hablando, y esto es lo que nos dice

El continente antártico es de los paisajes vírgenes más bellos que se conservan.

Es el lugar más frío, seco y aunque algunos piensen en algunos lugares de la costa española, es el más ventoso de la Tierra.

Está cubierto el 99% por hielo. Un hielo, que lo hace ser la reserva de agua dulce más grande de nuestro planeta.

Situado bajo el paralelo -61º Sur, las temperaturas se mueven en torno a este número, a un negativo 60ºC.

Desde principios de los años 60 gracias a la aprobación del Tratado Antártico, la normativa por la que se rige este continente, permite que todo ello al completo esté prácticamente destinado a ser un laboratorio natural.

El citado Tratado abarca por ende la protección medioambiental del continente, el uso pacífico sin soberanía militar y hasta el turismo limitando el número de visitantes al año.

Este continente, permanentemente habitado por científicos, investigadores y divulgadores, contiene la información del pasado y presente de ese hielo y su estudio, podrá proyectarnos los posibles cambios futuros en esta capa antártica.

Una correcta interpretación de los datos estudiados, podrá hacernos ver los posibles efectos y cambios en el nivel del mar en su respuesta al cambio climático.

Las recientes investigaciones en la Antártida, nos llevan a una publicación a finales del 2017 de un mapa temático por parte de Geophysical Research Letters

Este estudio revela la existencia de un flujo de calor en las rocas residentes bajo el hielo antártico. Un calor que afecta a la base del hielo.

Este calor procede del interior de la tierra, que desde su formación intenta escapar afectando en mayor o menor medida a la base del hielo, produciendo un deslizamiento en diferentes zonas.

Para su elaboración se han utilizado datos del campo magnético que provienen de mediciones al menos desde los años 80.

La toma de datos se realizó de distintas formas; estudios en tierra, desde barcos, avión y desde el espacio mediante imágenes de satélite. Destacar la importancia de esta metodología que a parte que permite la adquisición de datos de zonas más remotas, también ayuda a evitar perforaciones y acciones más agresivas que pudieran deteriorar el hielo antártico.

Este equipo también ha comprobado gracias al mapa elaborado, que la actividad magnética interna del este y oeste del continente es muy diferente, haciendo diferente a la vez estas dos regiones para su estudio.

La importancia en el conocimiento de estos datos, permite conocer afecciones a la dinámica y al movimiento de los casquetes polares, la evolución del clima pasado y la comprensión del presente.

“El interior de la Tierra tiene mucho que decirnos en cuanto al comportamiento del hielo”Yasmina Martos – Goddard Space Flight Center (NASA)

biorigenes

mapa_BAS

Flujo de calor antártico – BAS

Refs:
http://www.ivoox.com/antartida-audios-mp3_rf_23356606_1.html
http://www.ivoox.com/yasmina-martos-audios-mp3_rf_23968348_1.html
http://www.bbc.com/mundo/noticias-41983579
https://prensaantartica.com/2017/11/18/mapa-revela-calor-liberado-por-rocas-bajo-el-hielo-antartico/
https://www.elciudadano.cl/tendencias/fmapa-de-la-antartida-muestra-como-el-calor-de-las-profundidades-crea-puntos-calientes-que-aceleran-el-derretimiento-de-la-capa-de-hielo-chile-estaria-dentro-de-esa-zona/11/15/

15 años…

En más de una generación temporal, echamos la vista atrás y en la vida de cada una de las personas se han visto cerrar multitud de capítulos, unos con éxito y otros con menos, pero al fin y al cabo, es por nuestras herramientas que gracias a ellas, hemos llegado a donde estamos.

En los últimos 15 años, tanto yo como muchos generacionales míos, hemos finalizado nuestros estudios, hemos pasado la treintena, pasado por algunas empresas, pasado por problemas familiares, montado negocios, fracasos, éxitos, algunos hijos, pérdida de familiares, otras empresas, intervenciones quirúrgicas, traslados de ciudades, resignación con nuevos gobiernos, adaptación a nuevas burocracias, compra-venta de propiedades, atentados, superación de baches profesionales, resolución de problemas tanto personales como a terceros… y todo ello, nosotros mismos, sin ayudas y sin presupuestos.

Y ahora, políticos, instituciones y empresas, cuyos nombres salieron en los medios hace 15 años por el desastre del Prestige¿qué habéis hecho?

Porque en mi explorador solo aparecen noticias que poco difieren de las vistas en los años 2002 y 2003. Noticias que como siempre muestran como preferente la discordia entre público y privado antes que la salud y el medioambiente.

Y como no podía ser menos, ante la pasividad de aquellos que nos lideran y que cuentan con el potencial económico para la resolución, a las playas acudieron voluntarios (sin cargos públicos) a hacer frente al (según muchas referencias) tercer mayor desastre medioambiental de la historia.

Me alegra, que tanto entonces como ahora, fueran los voluntarios los que protagonizaron muchos titulares.

En estos años, superado casi medioambientalmente (que no social) los vertidos de fuel en su día, otras amenazas tienen hoy los habitantes de Galicia, ya que la ceniza que deja la “resaca” de los incendios que sufrieron hace pocas semanas, se deja ver en pozos, pantanos y manantiales.

Es muy probable que estos que sufren ahora los cortes de agua más justificados que nunca, pensaran 15 años atrás mirando a sus costas, que no se verían en un problema ambiental tan lamentable…

Pues hay una diferencia…, la catástrofe del Prestige, fue un accidente puntual, el resto no.

Es más que sabido que en nuestra mano no está el evitar tragedias naturales, pero sí en su correcta recuperación y en la prevención para, en muchos casos, la reducción de los efectos.

15 años de malas prácticas en los que teníamos que haber aprendido en prevención y recuperación de catástrofes naturales y medioambientales, no han servido para lo que en los últimos meses han sido los protagonistas en medios… los tradicionales incendios forestales en verano y también los altos niveles de contaminación en la comunidad de Madrid.

Con esto, se ven las pocas ganas que tienen muchos sectores en conseguir una mejora social. Parece que no piensan que en otros 15 años, serán sus hijos y nietos, los que harán vida en el entorno que estamos ahora contaminando.

nature1

nature2

nature_influencer1

Contaminación en Madrid

La pasada semana, en la ciudad de Madrid y alrededores, los niveles de CO2 y NO2 protagonizaron amaneceres.

Jornadas que cada 24 horas, se veían alteradas por los avisos en los cambios del ritmo de la circulación, cortes y reducciones.

Como un blog de divulgación ambiental, no podía faltar un post en referencia a ello, un texto que hablara sobre los preocupantes valores de polución registrados, sobre las duras medidas aplicadas a la logística de numerosas personas, sobre los mensajes compartidos en redes nombrando a las instituciones competentes en materia…

Pero es que ya lo he escrito… el tema de la contaminación en Madrid y otras grandes ciudades, ya está más que hablado y más que transmitido en este blog y en otros en los que colaboro.

Posts escritos en los años 2015, 2016 y el presente, en los que se habla de contaminación, alergias, cortes en el tráfico, deterioro de parques y jardines, transporte público y hasta de técnicas fotocatalizadoras que se definen por la capacidad de absorber contaminantes atmosféricos mediante una reacción química activada por la luz solar.

Escritos que reciclo (#NatureInfluencer) en la entrada de hoy, y que solo con cambiarles la fecha de publicación, podrían igualmente considerarse de este mes a efectos de comunicación y noticias.

contaminacionmadrid

Imagen – @pserranoana – Octubre 2017 – 30 km de Madrid

Optimismo frente a la polución. De todo se saca provecho
Repartición en la reducción de emisiones
Una vez firmado el acuerdo…
Un impuesto lógico y, por fin, bien empleado
Ni respirando…
¿Por qué ha cambiado tanto la conciencia medioambiental?
¿Estamos preparados para el transporte sostenible?
Tecnología a favor del medio ambiente
Una conciencia con 30 años más

Silencio… ¡Se rueda!

El plástico, material sintético fabricado a base de polímeros, y otros compuestos orgánicos procedentes del petróleo y que poseen, para un intervalo de temperaturas, propiedades de elasticidad y flexibilidad que permiten ser moldeados adoptando así diferentes formas.
 Uno de los grandes avances en el descubrimiento de este material es su resistencia a la degradación y su ligereza.
Un material que fue creado para la mejora y el avance de muchos aspectos de la sociedad moderna. Lo que no se imaginaba es que tan solo 100 años después, el plástico protagonizaría titulares también, pero con un sentido contrario a lo que en su día fue positivo.
Este material, en sus infinitas formas ha llegado a ocupar mares y océanos y ya no es un tema más de los muchos que se tratan sobre medioambiente.
El ver animales atrapados entre bolsas, envenenados con residuos y mutilados por centenares trozos de este material, han calado hondo.
Ya son muchas las iniciativas que comparten este mensaje acompañadas siempre con una imagen de una tortuga con el caparazón deformado, o con un caballito de mar abrazando un bastoncillo…
Como muy habitual seguidora de este tipo de campañas, estas imágenes citadas aparecen cada vez que visito mis perfiles de redes…
Cada vez se comparten más, hay una conciencia cada vez más creciente en el mensaje a transmitir, que irónicamente no es otro que el que estas escenas se repitan cada vez menos.
El plástico es uno de los materiales de nuestra época y por mucho daño que genere, no va a desaparecer. Es un material con multitud de aplicaciones y que ha ayudado en muchos aspectos al avance en ciencia y tecnología.
Y como no va a desaparecer, los compañeros que encabezan el proyecto #Hondar2050, se van a encargar de hacernos llegar, junto con el mensaje medioambiental de la basura aparecida en el océano, de que estos residuos tengan una segunda vida sin pasar por los estómagos de los animales marinos.
Es estos últimos meses de 2017 y los primeros del 2018, se está preparando un documental que estudia la aparición de tanto material plástico en la costa Vasca, un mensaje dirigido a todo tipo de público para concienciar de que la mejora de nuestras costas está en nuestra mano.
Y… como en toda ciencia, hay un sitio para la cultura y el arte. Todo el material recogido durante el rodaje (y los meses previos) se empleará en la creación de obras de arte que serán expuestas tras la presentación.
Sí, ciencia, arte y medioambiente se encuentran bajo el título de #Hondar2050.
En los siguientes enlaces se puede ver el avance del proyecto:
Desde Con G de GEO, agradecer a todo el equipo de #Hondar2050 por darme la oportunidad de unirme al proyecto.
cartel

El turismo, cuando no mata… nos engorda

¿A qué se llama turismo de calidad? ¿A los adinerados que hacen innumerables compras? ¿A los jóvenes que invierten en alcohol? ¿A los jubilados que dedican lo recaudado en sus años laborales en hoteles por toda la costa? ¿A instalaciones 5 estrellas?

Para una servidora, el turismo de calidad tiene otro mensaje. Muchos coincidirán conmigo en que la calidad no está en lo caro, no está en ir a los sitios de moda… y hay que vivir muchas situaciones como las de las Islas Cíes para entenderlo…

Y ha sido precisamente este caso lo que me ha llevado a publicar esta entrada, con doble rasero se podría decir.

Por lo visto, en un intento de llevar a lo práctico el “aquí hay pasta” de muchas empresas, ha llevado al conflicto/noticia de la política gallega.

Resumo: Como uno de tantos, el espacio natural de las Islas Cíes (Vigo) se ha puesto de moda como si de una exposición itinerante se tratara.

Pues han llegado aquí empresas navales (entiendo que privadas) con la idea de facilitar nuestro trayecto a las citadas islas y poderlas disfrutar. Pues lejos de facilitarlo, y haciendo un símil bastante acertado con el overbooking en otros medios de transporte, han trasladado a más visitantes de los que el espacio natural permite.

Autoridades, dando la voz de alarma, hacen que estas empresas asuman su error productivo con el pago de la correspondiente multa.

¿Y qué pasa con esta multa? Lo mismo que con las industrias que expulsan sus residuos a ríos y mares; pues que con las elevadas ganancias que consiguen saltándose los protocolos de seguridad, cubren de sobra su importe. Esto significa: “Me puedo permitir pagar la multa, así que sigo saltándome las normas”.

Y… ¿qué parte de culpa tenemos los demás? Pues que parece que no hay otra época del año en que podamos visitar estos espacios, que a diferencia de otros, estos pretenden estar muchos años aquí.

Si como sociedad, nos guiamos por modas, por ambientes del tipo “si aquí hay mucha gente es que se está bien…” haremos que situaciones así se repitan cada vez más.

Este verano me he cansado de ver en redes playas llenas, empujones para tomar un mojito “aguado”, carreras para conseguir la mejor tumbona (y usada) … ¿de verdad los hay que pagan (con lo que cuesta ganarlo) por todo eso?

Así se cierra el mes de agosto que más ha dado que hablar sobre el turismo en nuestro país. Con cifras hoteleras que, para ellos, sí son una medida de calidad.

Un mensaje #NatureInfluencer para esta época de vacaciones, podría ser que la calidad no siempre la tenemos por qué ver en las cifras. Hay ocasiones para poder disfrutar de todo… ¿No esperamos dos años para una boda en el sitio deseado? Pues esperemos también para unas vacaciones lejos de estos daños sociales, que los sitios turísticos no se van a mover.

¡Feliz inicio del curso y regreso de lo que espero que no hayan sido unas vacaciones estresantes!

Espaciosnaturalesvacios

baresyhotelesvacios